• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Turquia
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura
Diamante Rojo

Un Diamante Rojo con todo su resplandor.

Lo he denominado así porque es realmente lo que siento hacía este País y por varias razones las cuales son muy significativas.

El Diamante Rojo es uno de lo más caro del mundo, por su extravagancia, exclusividad y como no, por su belleza.

Su primera razón es porque si el mundo fuera un planeta de un solo estado, Turquía sería su capital.

Su creatividad realza su belleza, con miles de historias impresionantes basadas en sus Sultanes, su arqueología, su arte arquitectónico del arquitecto imperial, el que tan reconocido fue y con un gusto exquisito para la vista a día de hoy.

Este Diamante fue trabajado, mientras se trabajaba para darle su forma cayeron trocitos de diamante por todo el País, dignos de conocer, así que en cada rincón de Turquía ahí un brillante y otras piedras preciosas, interesantes, impactantes y resplandecientes. Que en mis siguientes post conoceréis.

Historia de su bandera.

Su bandera rojo vivo representa la sangre, la pasión, la fuerza, además de impulsividad, puesto que su fundador Mustafa Kemal Atatürk de la República turca, cuando se dirigía a un campo de batalla percibía la reflexión de una estrella y la formación de una media luna creciente encima de la colina rocosa de Sakarya en un extenso terreno de profundidad de sangre.

La bandera se conoce como Ay Yıldız que en español significa “Luna y Estrella”. La belleza de esta bandera aporta un dato extraordinario, uno de los periódicos deportivos más reconocido en España hizo una encuesta a sus lectores sobre ¿Cuál era la bandera más bonita del mundo?

Pues la bandera turca se posicionó en el primer lugar, con un porcentaje bastante elevado a otras banderas ¿por qué será que no me sorprende? Y eso no es todo, en la ciudad de Kayseri más de 400 personas formaron en 12 horas un diseño paisajístico de tulipanes representando la bandera turca, en ello utilizaron más de 168.100 tulipanes rojos y blancos con un tamaño de 403 metros cuadrados, batiendo un récord mundial y posicionándose en el Libro Guinness de los Récords.

Turquía es un diamante rojo porque cumple los requisitos de este mineral, extravagancia, exclusividad, elegancia y una belleza resplandeciente.

¿Quién no se enamora de un diamante así?

Sus calles huelen a historia cultural, desprendiendo un suave aroma a rosa roja turca y jazmín, atrayendo a miles de personas para conocer los mejores momentos de sus vidas soñados, haciéndolo realidad.

Por ello quedan asombrados de tanta belleza y cuando se marchan, con lágrimas en los ojos prometen volver al Diamante Rojo, porque algo de ellos se ha quedado ahí, algo que no saben como explicar … Y ese algo es parte de su corazón.

Si cuando aterrizas en Turquía, sientes dentro que te revolotean mariposas, si se te acongoja el corazón, si es tu última noche en el hotel y no puedes conciliar el sueño, no tengas dudas, eso es el cautivo del Diamante Rojo, esa por siempre será tu pasión.

Por ello lo he denominado así a este brillante País como es Turquía. El Diamante Rojo.